Carlota Olivencia
Carlota Olivencia

¡Trucos sencillos para ahorrar en el mantenimiento básico de tu moto!

8 de noviembre de 2018

El mantenimiento regular de la moto te ahorrará gastos y sustos en el futuro. Te explicamos qué tipo de mantenimiento necesita tu moto y cómo ahorrar.

Manten tu moto limpia

Una moto es una obra maestra de ingeniería. Incluso más que un coche, porque la mecánica de una moto está directamente expuesta a las inclemencias del tiempo y de la carretera, en cada trayecto. Por lo tanto, asegúrate de limpiar tu moto con regularidad. Al eliminar la tierra y la suciedad, te asegurarás de que no queden rastros que puedan interferir en el funcionamiento de todos los sistemas, o que puedan degradar las piezas.

Limpia los neumáticos, los frenos y el sistema de refrigeración; lubrica la cadena, los cables del acelerador y del embrague, los rodamientos de las ruedas, el piñón de ataque y la corona.

Comprueba el estado de tu moto antes de cada viaje

Una breve revisión de la moto antes de la salida es un hábito excelente que garantiza que la ruta será segura, además de ser una manera muy sencilla de que te acuerdes de hacer la rutina de mantenimiento de tu moto.

Una manera efectiva de comprobar todos los elementos es seguir las siglas FANCABAL. Estas letras son la abreviatura de las partes más importantes que debes comprobar antes de salir: frenos, amortiguadores, neumáticos, cadena, aceite, batería, anticongelante y luces.

Compra piezas asequibles

Internet lo ha puesto muy fácil para los buscadores de gangas de segunda mano o de piezas no originales. Las piezas originales de la marca de tu moto siempre son mucho más caras que las piezas de marca blanca o las reacondicionadas. Especialmente, cuando el modelo de tu moto empieza a ser vintage, es muy probable que te compense recurrir a recambios no originales. Además, hay ciertos elementos que conviene comprar de segunda mano, como una dinamo, una bomba ABS o un motor de arranque. Ten en cuenta que algunas piezas de imitación o de segunda mano, según donde las compres, ¡también están cubiertas por garantía!

Conduce con calma

La conducción agresiva y deportiva aumenta el desgaste, porque pone en tensión varios elementos de tu moto. En especial, hay algunas prácticas que pueden acelerar la degradación, como conducir a altas velocidades con el motor frío o frenar de golpe.

Pon tu moto a hibernar

La mayoría de los moteros guardan sus motos en un garaje cuando llega el invierno. Muy sensato, porque de esa manera se evita que el rocío se meta en el motor y llegue a congelarse. En invierno puedes seguir conduciendo, solo faltaría, pero asegúrate de que das a tu moto un servicio de hibernación, al menos durante la noche.

Sigue a MotoShare eno
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en la navegación para nuestro sitio web. Si continúas con nosotros aceptas su uso: