Carlota Olivencia
Carlota Olivencia

Ruta en moto por los Pirineos -etapa a etapa-

15 de abril de 2019

La ruta en moto transpirenaica es una de las rutas estrella de los moteros españoles. Entre sus hits, están sus carreteras con curvas y vistas de infarto, el hecho de que es una inmersión total en la naturaleza salvaje y que requiere de un presupuesto bajo (si elegimos dormir de acampada).

¿Te apetece descubrir algunos de los tesoros que visitarás con esta ruta en moto por los Pirineos?

Estas son las etapas que hemos marcado en nuestro recorrido favorito:

Primera etapa: Cap de Creus a Macanet de Cabrenys

67,5 km

La ruta que hemos marcado empieza en la provincia de Girona, concretamente en el Parc Natural del Cap de Creus, un enclave muy conocido por ser el lugar donde se ubica el famoso pueblo de Cadaqués.

El recorrido sigue hasta Figueres para llegar a Maçanet de Cabrenys, que tiene el apelativo de ser uno de los pueblos de montaña más bonitos de la provincia de Girona.

Si se quiere, se puede hacer una parada formal para visitar la ermita de la Mare de Déu de les Salines. Junto a la ermita, hay un refugio con increíbles vistas donde se puede dormir. En el pueblo también hay un camping con bungalows. A pesar de estar apenas a 60 km del punto de salida, Maçanet de Cabrenys es un buen lugar para pernoctar si la noche se nos echa encima después del primer día de ruta.

Segunda etapa: de Macanet de Cabrenys a Puigcerda

153 km

Las etapas de Maçanet de Cabrenys a Vielha pasan por algunos de los puntos más hermosos del Pirineo Catalán.

Justo al salir del pueblo de Maçanet de Cabrenys, se toma dirección oeste para cruzar la frontera y hacer una breve entrada en Francia, hasta La Forge del Mitg. Desde allí, volveremos a entrar a Cataluña y viajaremos pueblo a pueblo hasta la populares estaciones de esquí de La Masella y La Molina, situadas a los pies de Puigcerdà. Puigcerdà es un pueblo medianamente grande, con muchos servicios y varios lugares donde dormir.

Tercera etapa: de Puigcerda a Vielha

172 km

Una vez dejamos atrás Puigcerdà, la ruta entra pasa por infinidad de pueblecitos típicos como Bellver de la Cerdanya o Arsèguel, hasta la Seu d'Urgell. Las carreteras más escarpadas y más placenteras empiezan a partir de aquí.

Notamos el viento fresco de manera más intensa y las vistas se vuelven de infarto. En Sort, además de comprar lotería, también podremos encontrar un camping, en el caso de que queramos acortar el día de ruta y hacer una parada.

Desde Sort hasta Vielha, en la preciosa comarca del Valle de Arán, la ruta transcurre entre pueblecitos con tejado de pizarra y cimas altas. Es, sin duda alguna, uno de los parajes más bonitos de la transpirenaica para recorrer en moto.

Si se decide hacer una parada más larga, se puede disfrutar del paisaje haciendo senderismo o visitando alguno de los saltos de agua. Es muy probable verse sorprendido por una iglesia románica que brota de la nada y también por algún animal de la fauna local.

Cuarta etapa: de Vielha a Formigal

194 km

Una vez se deja atrás el Valle de Arán la ruta entra oficialmente en territorio aragonés. Los Pirineos de Aragón también dejarán huella en los moteros que hagan este tramo de la ruta, sin duda. Pasaremos por pueblecitos como Pardinella, en cuyo municipio están las fuentes de San Cristóbal, con yacimientos paleolíticos; o Aínsa, un pueblo con un visible pasado medieval gracias a su castillo.

A partir de Sabiñánigo, el tema vuelve a ponerse interesante para los moteros. De Sabiñánigo a Formigal volvemos a escalar con una buena dosis de curvas, entre Biescas y pueblos como Sallent de Gállego, a orillas del embalse de Lanuza y en pleno Valle de Tena.

Como curiosidad, el embalse coge su nombre del pueblo de Lanuza. Se expropió en los años 60 para construir el pantano que, en principio, iba a hacerlo desaparecer. Sin embargo, finalmente no ocurrió y los vecinos pudieron volver para rehabilitarlo, décadas más tarde. En esta zona también hay algún camping donde se puede dormir.

Quinta etapa: de Formigal a Saint Jean Pied de Port

151 km

Desde Formigal la ruta vuelve a cruzar la frontera hacia Francia. Los primeros paisajes que cruzaremos con la moto son una preciosidad; una carretera casi vacía por la que cruzan las vacas y las ovejas. Los puestos de elaboración artesanal de queso se extienden por todo el valle que baja hacia Laruns, y en verano es posible comprar queso de oveja o de vaca directamente al productor (solo hay que guiarse por los letreros de "vente de fromage ici".

Ya en el interior de la región francesa de Pyrénées-Atlantiques, la ruta nos lleva en moto por diversos pueblecitos hasta Saint-Jean-Pied-de-Port, una villa bañada por el río Nive. Este pueblo forma parte del País Vasco francés y originalmente fue parte del Reyno de Navarra.

Sexta etapa: de Saint Jean Pied de Port a Hondarribia

77,5 km

Desde Saint-Jean-Pied-de-Port, el camino es sencillo y corto hasta Hondarribia, donde termina esta ruta transpirenaica en moto. Lo mejor que se puede hacer para celebrar el final de este maravilloso recorrido por los Pirineos es ir de bar en bar para tomar unos buenos pintxos, esta vez ya sin la moto.

Sigue a MotoShare eno
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en la navegación para nuestro sitio web. Si continúas con nosotros aceptas su uso: